De estar preso a ser el goleador de la copa

7 de marzo de 2019
Detrás de un futbolista hay una historia de lucha. Sin embargo, hay jugadores que tienen anécdotas únicas, como si fueran sacadas de un libro de ficción. Adrián Martínez es uno de ellos. El delantero argentino de Libertad Paraguay, quien además es el actual goleador de la Copa Libertadores (con 6 tantos), es un ejemplo de superación, ya que en sus 26 años de vida ha tenido que soportar situaciones de pobreza e injusticia, que luegotrabajaba como albañil. La cárcel lo marcó. Oriundo de la ciudad de Campana (Argentina), Adrián creció con la idea de que el fútbol era una estrategia para alejar a los pelados de los malos pasos, pero no un proyecto de vida. Por eso, a los 18 años consiguió un trabajo como recolector de basura para ganarse unos pesos. Pero en un accidente sufrido en moto Adrián tuvo una grave lesión una de sus manos que le impidió moverla con facilidad. La compañía no solo le cerró las puertas, sino que tampoco lo indemnizó por echarlo sin justa causa. Pero esto fue apenas el inicio de una dramática historia de vida: a los 21 años, cuando trabajaba como albañil, Martínez recibió la noticia de que su hermano recibió tres tiros, por diferencias con un vecino. Entonces, Adrián y su padre fueron al hospital a cuidarlo. Mientras estaban en la clínica, 200 vecinos amigos del delantero tomaron justicia por su cuenta, y le quemaron la casa al agresor. Esta situación desencadenó en algo peor: señalaron a Martínez y a otros familiares de haber sido autores del hecho. Por esta razón, lo llevaron a la cárcel de Campana. Entérate de la nota completa en nuestra edición impresa. 

Etiquetas:

Dejar un comentario