Vivió 29 años en una isla desierta

17 de septiembre de 2018
Como el ‘Robinson Crusoe’ japonés, así es conocido Masafumi Nagasaki, un hombre de 82 años que vivió solo y desnudo durante casi 30 años en una isla desierta. A diferencia del personaje creado por el escritor Daniel Defoe, quien llegó a una tierra aislada en medio del Mar Caribe tras su barco naufragar, Nagasaki eligió su destino. Cansado de las rígidas normas de la sociedad, un día decidió dejar su empleo en una fábrica e irse a la isla japonesa de Sotobanari, en Okinawa, en el archipiélago de Ryukyu, en 1989. Allí arribó con una maleta y armó su cambuche con el fin de pasar el resto de su vida. Estando en la isla pasó un tifón que arrasó y destruyó sus pocas pertenencias, quedando tal cual como llegó al mundo. Tras esto señaló que se dio cuenta de que “llevar ropa aquí estaba completamente fuera de lugar”, así que se quedó andando en ‘cueros’. “Aquí en la isla no tengo que hacer lo que la gente me dice que haga, solo sigo las reglas de la naturaleza. No puedes dominarla, así es que solo debes obedecerla”, expresó. Para sostenerse viajaba a una isla cercana y se aprovisionaba de los productos básicos, pues inicialmente comía pescado y huevos de tortuga, pero al ver nacer a esas tortugas bebé y gatear hacia el mar se puso a pensar y dejó hacerlo, por lo que solo le alimenta de vegetales. Además era muy disciplinado, en la mañana tenía una rutina de ejercicios y seguía horas de limpieza en la playa. Hasta que en 2014 Álvaro Cerezo, un explorador y empresario turístico español lo descubrió. Se quedó con él cinco días e hizo un documental. Tras dar a conocer su historia en mayo pasado, las autoridades japonesas llegaron a la isla y lo obligaron a volver a la civilización, con el argumento de que estaba muy enfermo. Entérate de la nota completa en nuestra edición impresa.

Etiquetas:

Dejar un comentario