Una Mujer la mató sin compasión

11 de julio de 2018
QHubo Bogotá Julio 11-28 Páginas--5
Un manto de dolor e impotencia son los sentimientos que embargan en este momento los corazones de los seres queridos de Delia María Salcedo Caret (41 años). La mujer, oriunda de Montería (Córdoba) y quien se dedicaba a los servicios generales en casas de familia a contrato por días, fue vilmente asesinada por una mujer que fue identificada como O. Mancilla, una dama con la que tenía problemas desde hace más o menos cinco meses. Los hechos ocurrieron la noche del domingo mientras  la hoy occisa compartía con su compañero sentimental unos tragos de cerveza en un reconocido bar ubicado en la carrera 33 con calle 50A sur, en el barrio Fátima (localidad de Tunjuelito). Aparentemente, por esas rencillas, que con el tiempo se hicieron cada vez más y más insostenibles, Mancilla, armada con un cuchillo, le propinó dos letales puñaladas a Delia, quien a pesar de que alcanzó a ser trasladada con vida a hasta el Hospital El Tunal, falleció por la contundencia de las heridas. En este momento, según versiones oficiales, la responsable del bajo acto se encuentra bajo la disposición de las autoridades competentes y la familia de Delia espera que a esa mujer no la dejen libre en las calles, pues para ellos representa un inminente peligro para la sociedad. “No es la primera vez que esa mujer le hace daño a una familia. Ella, junto a un grupo de aproximadamente 20 mujeres, viven de hacerle el mal a las personas del barrio, roban a todo el mundo y tengo entendido que Delia no es la primera víctima de agresiones físicas por parte de esa mujer; incluso el marido de ella, alias ‘El Chicho’, en este momento está en la cárcel La Modelo pagando por dañar también a un inocente. Ellos son expertos en generar dolor y solo pedimos que no la dejen libre”, aseguró a Q’HUBO una allegada a la difunta. Puñal frente al bar. El domingo, cuando eran aproximadamente las 8:00 p.m., Delia y su pareja sentimental decidieron salir de su casa, ubicada en la calle 53A sur con carrera 32 del barrio San Vicente. Ambos llegaron hasta una taberna en el barrio Fátima y en el lugar, lo que pretendía ser una noche de felicidad, en medio de unas cervezas, el baile y la alegría, terminó en muerte. Entérate de la nota completa en nuestra edición impresa. 

 

Etiquetas:

Dejar un comentario