“El talento de Fernando es algo genético”

11 de julio de 2018
Colombia's Fernando Gaviria celebrates on the podium after winning the fourth stage of the 105th edition of the Tour de France cycling race between La Baule and Sarzeau, western France, on July 10, 2018. / AFP PHOTO / Philippe LOPEZ
Nació en tierra de escaladores pero su talento para el ciclismo lo llevó a convertirse en un velocista consagrado, hoy en día el mejor del planeta: nos referimos a Fernando Gaviria. El hijo consentido de La Ceja (Antioquia) escribió ayer un nuevo capítulo en su exitosa carrera, pues luego de ganar su primera etapa del Tour de Francia, el pasado sábado, ayer, en la cuarta jornada, disputada sobre 195 Kms., Fernando mostró su autoridad en los embalajes y se quedó nuevamente con la victoria, tras vencer en los últimos metros al campeón del mundo, el eslovaco Peter Sagan. Se nos volvió una costumbre ver a Gaviria celebrar en pruebas planas y eso nos llena de orgullo. ¿Pero a qué se debe esta capacidad? Q’HUBO habló con Hernando Gaviria, su padre y primer entrenador, quien por medio del siguiente relato nos explica de dónde viene  la habilidad de su hijo. “El talento de Fernando para ser un gran embalador es algo genético, porque nosotros en la familia montábamos bicicleta, no a nivel profesional, pero éramos muy buenos. Mi hermano, Óscar, por ejemplo, tenía la misma fisionomía y condiciones de embalador que Fernando. Así que la estatura de mi hijo, de 1,80 metros, y su peso, de 70 Kgs., lo han convertido en un corredor potente y habilidoso. “Pero también tiene mucho que ver su formación deportiva. Como yo era educador sacaba los ratos libres para que él practicara baloncesto, voleibol, microfútbol, atletismo y patinaje. Y cuando me quedaba trabajando con los muchachos en el colegio, él y Juliana (su hermana y también ciclista) se quedaban conmigo entrenando. Así adquirieron habilidades en otros deportes, algo que para mí fue importante inculcarlo desde temprana edad. Sabía que cada disciplina les iba a dejar algo bueno. “En cuanto a su alimentación, nunca fui amigo de las vitaminas de tarro. La mejor manera de darle energía a Fernando era con la comida de la casa. Y siempre se lo he aconsejado a los más pequeños”, relató Hernando. Entérate de la nota completa en nuestra edición impresa.

 

Etiquetas:

Dejar un comentario