Sobrevivió a tres disparos

14 de junio de 2018
pag4

Tres impactos de bala en el rostro no acabaron con el espíritu guerrero e inquebrantable de María Marcela Gonzáles (de 30 años). A la mujer, un desconocido, y cuyo rostro no recuerda, la atacó sin misericordia y sin pronunciar palabra en plena vía pública, justo frente a su casa. Los hechos sucedieron el pasado 24 de abril en el barrio Usminia (usme), pero hoy, contra todo pronóstico y tratándose de un verdadero milagro, esta dama cuenta su historia y cómo logró salir adelante. Luego de varias cirugías que le realizaron en el Hospital de Meissen, y aún con un proyectil alojado en su cuello, ella se está recuperando del intento de homicidio y luchando por sacar adelante a sus hijas. Asegura que no cualquiera podría vivir para contar tan terrible historia y que estar viva es una segunda oportunidad que Dios le dio.

El ataque. Eran aproximadamente las 4:00 a.m. cuando María salió de su casa con la intención de trabajar vendiendo arepas en el norte de la ciudad. De repente, un hombre llegó hasta su casa, ubicada en la calle 105 sur con carrera 11, en el barrio Usminía. Allí, en medio de la oscuridad de la madrugada y en una soledad absoluta, un hombre moreno, delgado, vestido con una camisa azul y quien portaba un carriel la interceptó y le propinó los tres tiros. Los impactos no lograron acabar con María, su recuperación fue exitosa en el Hospital de Meissen.

Entérate de la nota completa en nuestra edición impresa.

 

Etiquetas:

Dejar un comentario