¡Qué aguante! Van pa 71 años de casados y parecen novios

10 de agosto de 2018
El 16 de agosto Graciela Cano y José Ignacio Betancur cumplen 71 años desde que dieron el sí, y hoy en día se siguen mirando como cuando se vieron por primera vez. A ella ya la salud no le da para ir a callejear por el parque principal, mientras que a él sí es común verlo revoloteando por las calles del corregimiento de San Antonio de Prado (Antioquia), riéndose a carcajadas con todo el mundo. Pero esas son las únicas veces en que no están juntos. El resto del día lo pasan en la casa riéndose como un par de novios y contándose historias. Y la que más les gusta contar fue cómo se conocieron. Ella tenía 17 años y él 22. Graciela había llegado de Heliconia a vivir a San Antonio de Prado, y trabajaba en una casa de familia, mientras que Ignacio ya vivía en el corregimiento. Graciela estaba a punto de casarse con otro hombre, pero cuando su papá lo conoció no le dio buena espina, y ella, que confiaba en todo lo que él le decía, le puso fin a esa relación. “Me llegaron muchas cartas de pretendientes, eran varios, y un día llegó una carta de Ignacio”, recuerda. Además oía buenos comentarios del joven que no dejaba de escribirle y de enviarle flores. Fue así como decidió responderle y empezaron a verse. Él iba adonde ella y conversaba unos cuantos minutos, siempre supervisados por una adulta mayor que vivía en la misma casa de ella. Ni celosos ni… Cinco meses después él le propuso matrimonio. Le insistió tanto que juntos serían felices, que a Graciela no le quedó de otra que aceptar. La única condición que le puso es que a ella no le gustaban los hombres ni celosos ni amarrados ni cansones. Hasta el momento ha cumplido con sus expectativas. Entérate de la nota completa en nuestra edición impresa.  

 

Etiquetas:

Dejar un comentario