Inocente de un crimen, 31 años de cárcel y una irrisoria indemnización

29 de diciembre de 2016

Cuando apenas era un joven de 22 años, Lawrence McKinney fue acusado por participar en un crimen, en el que dos hombres asaltaron la casa de una mujer y la violaron. La victima lo acusó a él como culpable y por eso fue acusado a 115 años de cárcel.

De manera injusta McKinney tuvo que pasar 31 años privado de la libertad, hasta que por medio de un nuevo examen de ADN se comprobó que no tenía que ver con el delito. Ocho años después de recobrar su libertad, el hombre apenas ha recibido una irrisoria indemnización de 75 dólares (apenas cerca de 220 mil pesos) para recomenzar su vida. Encuentra más noticias como esta en la sección Mundo Insólito de tu periódico Q´hubo.

 

Etiquetas:

Dejar un comentario